Periódico: aquellas personas que no pueden comprometerse a seguir un programa fechado, o aún no se sienten preparadas para hacerlo; pueden optar por intervenciones, talleres, terapias y actividades puntuales que supongan pequeños avances y les permitan tomar conciencia de propias dificultades y la consiguiente toma de decisiones para solucionarlas.
Ambulatorio: permite un trabajo continuado y el establecimiento de objetivos a corto plazo con la correspondiente evaluación de su consecución.
De Día: es un proceso intensivo que permite un avance constante con resultados medibles, lejos de los estímulos del entorno cotidiano. Pero sin desligarse de las responsabilidades y la familia, pudiendo conciliar ambos elementos.
Residencial: una inmersión total e intensiva que conlleva la ruptura con el entorno diario, los estímulos perjudiciales y los hábitos cotidianos que perpetúan hacer las cosas de la misma manera, para construir un nuevo modo de vida saludable.
Fines de Semana: en algunos casos es el momento con más riesgo para muchas personas. Y en otros, es el único tiempo disponible dado diferentes situaciones y responsabilidades. Por lo que se ofrece una estancia de viernes tarde a domingo tarde.
Hospedaje fin de semana, estacional, vacacional, y Retiros con posibilidad de participación en nuestras actividades. Para aquellas personas que necesitan descansar y alejarse de la rutina, o quieren hacer un acercamiento a la naturaleza y el modo de vida en una manada de personas y caballos.